Aprendió a no necesitarte, ni mierda.