¿El sarcasmo y la ironía no le van a abandonar nunca?




Son instrumentos cosméticos para disfrazar que uno es 
un baboso ternurista.