Maldita sea, la inspiración