porque el destino nos unió
 

y
nos puede
separar.