revivir revivir revivir

Para revivir, primero hay que morir