Ahora que apretaste la tecla  play, 
me atreveré a decirte lo que nunca osaría proponerte cada a cara.


que oprimas de una vez la tecla stop.





M. Benedetti