Así y todo tardé 6 años en decírselo.
                Y ella un minuto y medio en aceptarlo.




M. Benedetti