A desaparecer sin últimas palabras.



M. Benedetti