A esto de esperarte y aleluya encontrarte

y carajo , perderte.

M. Benedetti