y la muerte es el último país que el niño inventa.

M. Benedetti