Y la verdad es que fuiste genialmente cursi. 

M. Benedetti