No eres tú, es el pato.