Te quería mandar al demonio

pero decidí sonreír.