Y luego de mucho, me di cuenta que el problema no es ella. Eres tú.