Lo absurdo
 te puede ayudar