De ésas abuelitas perfectas como la que tuve, ya no existen.