Dejar que el esmalte se salga por sí solo.