En realidad, jamás se pierde.