Querido Santa, mis cartas se van a volver amenazas.